El mito del torniquete

El mito del torniquete

19 de febrero de 2021 0 Por Koyote

Se nos ha enseñado que el control de una hemorragia arterial exanguinante en una extremidad, la manera de actuar sería elevación del miembro y compresión de la herida. ¿Cuándo se debe usar un torniquete? La respuesta clásica es muy contundente: En caso de amputación, ¿no?. Pues siguiendo la línea de este blog, vamos a ver que dice la evidencia científica

Artículo de revisión sistemática.

En el articulo “Utilización del torniquete en la asistencia extrahospitalaria: revisión sistemática” publicado en la Revista Emergencias se dice que “el torniquete es efectivo en la detención de la hemorragia exanguinante (evidencia alta), siendo los modelos de torniquetes CAT, EMT y SWAT-T (el más recomendado) los que han mostrado una mayor efectividad”

CAT
SWAT-T

Tras analizar 17 artículos, y viendo que el retraso en su aplicación es un factor determinante que afecta negativamente a la efectividad”, se concluye que “Los torniquetes son efectivos deteniendo la hemorragia exanguinante. Sus complicaciones son escasas y la mayoría son atribuibles al estado crítico de los pacientes y no a su colocación. A nivel extrahospitalario, el torniquete debería utilizarse en pacientes con traumatismo mayor si la presión directa no es suficiente para controlar una hemorragia exanguinante que amenace la vida«.

AHA

Como ya vimos en la entrada Actualización AHA 2020: Nuevas recomendaciones RCP y ACE,  “los torniquetes se deben utilizar tan pronto como estén disponibles para tratar hemorragias potencialmente mortales en las extremidades o que no se puedan controlar mediante la aplicación de presión directa.» Esta se debe utilizar “con el uso de apósitos hemostáticos si están disponibles, para tratar las lesiones con una hemorragia externa potencialmente mortal en la que no pueda colocar un torniquete o en caso de hemorragia en una extremidad hasta que haya un torniquete disponible”.

ERC

En el European Resucitation Council (ERC) de 2015, en su apartado de primeros auxilios, nos dice “No se debe tratar de controlar la hemorragia externa grave mediante presión proximal o elevación de la extremidad” …”Se recomienda utilizar un torniquete cuando la presión directa de la herida no puede controlar una hemorragia externa grave en una extremidad. Es necesaria la formación para garantizar la aplicación segura y eficaz de un torniquete”

PHTLS

En el manual del PHTLS, de 2015 nos dice que “la hemorragia se controla de las siguientes formas:

1) Presión directa. La presión directa es exactamente lo que el nombre implica, aplicar presión sobre el lugar del sangrado. Esto se logra colocando un apósito (p. ej., gasa de 10 x 10 cm) o compresas abdominales directamente sobre el sitio que está sangrando y aplicar presión. 

2) Torniquetes. Los torniquetes se han descrito casi siempre como la técnica de “ultimo recurso”. La experiencia militar en Afganistán e Irak, más el uso rutinario y seguro de los torniquetes por los cirujanos, ha llevado a reconsiderar este abordaje. El uso de “elevación” y presión sobre “puntos de presión” se ha dejado de recomendar, debido a que no existen suficientes datos que apoyen su efectividad. Los torniquetes, por otro lado, son muy efectivos para controlar una hemorragia grave y se deben usar en caso de que la presión directa o un vendaje compresivo no logren controlar la hemorragia en una extremidad”.

SAMUR-PC

En el manual de procedimientos del SAMUR-PC de Madrid encontramos que “el uso de torniquetes está indicado en casos de amputación traumática, miembros catastróficos y hemorragia grave no controlada por presión directa o vendaje compresivo”.

Otros artículos

En la revista ZonaTES, encontramos un articulo llamado “Protocolo prehospitalario para el control de hemorragias” del Enfermero Jose Azoye Sánchez Silva, el autor dice que “el uso de torniquetes en extremidades es altamente recomendable si la presión directa sobre la herida no es efectiva o resulta impracticable. Utilizar un torniquete comercial, de mecanismo de polea, neumático, o de carraca que haya demostrado su eficacia en la contención del sangrado de arterias, y evitar utilizar elementos estrechos o elásticos. Utilizar torniquetes improvisados sólo si no se dispone de dispositivos comerciales. No aflojar un torniquete correctamente aplicado hasta que el paciente reciba asistencia definitiva.” E incluye un diagrama del protocolo:

Por otra parte, el artículo «Los torniquetes: una revisión de sus indicaciones actuales con propuestas para la ampliación de su uso en el contexto prehospitalario» concluye que «la experiencia militar reciente con aplicación generalizada de torniquetes por parte de soldados individuales, profesionales de la emergencia prehospitalaria que actúan en primera línea de combate y profesionales de los hospitales de vanguardia, en combinación con la aceptación casi universal del uso de los torniquetes para evitar la hemorragia en el campo quirúrgico de la cirugía sobre las extremidades, indican que la máxima de «el torniquete como último recurso» aplicada por los sistemas SEM que actúan en el contexto civil está claramente anticuada. Más que ello, estos dispositivos —que pueden salvar la vida de las víctimas— deberían desempeñar un papel prominente en la asistencia prehospitalaria civil. Los profesionales de los sistemas SEM deben recibir la formación necesaria para el uso de los torniquetes y se tienen que sentir cómodos en su aplicación cuando la hemorragia en una extremidad representa una amenaza y los métodos convencionales como la compresión directa y la elevación del miembros son ineficaces o carecen de valor práctico».

CONCLUSIONES

Por todo ello podemos concluir que:

  • Como se ha visto en la evidencia, estas hemorragias se manejan con presión directa, y si no cede se usará un torniquete. Las complicaciones, aunque existen, son mínimas, pero tenemos que actuar según la premisa de salvar la vida sobre el miembro.
  • Las afirmaciones de que “los torniquetes deben utilizarse solo como último recurso”” y que “la presión en la raíz del miembro y la elevación del miembro como técnicas para detener hemorragias en miembros” quedan descartadas.
  • Se recomienda que lleven un vendaje hemostático, un torniquete y guantes a todo el personal de los servicios de emergencia, bomberos y salvamento

BIBLIOGRAFÍA:

Alonso-Algarabel M, Esteban-Sebastià X, Santillán-García A, Vila-Candel R. Utilización del torniquete en la asistencia extrahospitalaria: revisión sistemática. Emergencias 2018; 30:00-00. Disponible en: http://emergencias.portalsemes.org/descargar/utilizacin-del-torniquete-en-la-asistencia-extrahospitalaria-revisin-sistemtica/force_download/

https://cpr.heart.org/-/media/cpr-files/cpr-guidelines-files/highlights/hghlghts_2020eccguidelines_spanish.pdf

Monsieurs KG, et al. European Resuscitation Council Guidelines for Resuscitation 2015. Section 1. Executive Summary. Resuscitation (2015), http://www.cercp.org/images/stories/recursos/Documentos/Recomendaciones_ERC_2015_Resumen_ejecutivo.pdf

National Association of Emergency Medical Technicians (NAEMT). PHTLS. Soporte Vital básico y avanzado en el trauma prehospitalario. 8ª ed. EE. UU.: Jones & Barlett Learning; 2015.

Manual de procedimientos SAMUR-PC 2018. Disponible en: http://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/Emergencias/Samur-PCivil/Samur/ApartadosSecciones/01_AcercaSAMURProteccionCivil/Ficheros/manualSamur.pdf

José Ayoze Sánchez Silva. Empaquetado de heridas. Zona TES. 2017. Vol 6, número 4. Disponible en: http://www.zonates.com/es/revista-zona-tes/menu-revista/numeros-anteriores/vol-6–num-4–octubre-diciembre-2017/articulos/empaquetado-de-heridas.aspx

Gerard S Doyle, Peter P Taillac. Los torniquetes: una revisión de sus indicaciones actuales con propuestas para la ampliación de su uso en el contexto prehospitalario. Prehospital Emergency Care (Ed. Española). 2008. Vol. 1. Número 4. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-prehospital-emergency-care-edicion-espanola–44-articulo-los-torniquetes-una-revision-sus-13130845